Etiquetado: hackers

GNU: 27 años de derecho al conocimiento

Texto original propuesto para la introducción al curso “Instalar no es suficiente” (introducción práctica a GNU/Linux) en Edusol 2010 “Bienes Comunes”

En el tiempo que nos toca vivir, ya no podemos conformarnos con los conocimientos que hemos adquirido en las aulas o en la vida, el mundo avanza mucho más rápido de lo que es posible seguir los cambios y una fuerza importante de este cambio acelerado (que afecta todas las áreas de la vida y aún zonas alejadísimas de las ciudades), son las Tecnologías de la Información y la Comunicación.

A finales de la década de 1970 se empezó a imponer en la industria del software una tendencia de ocultar el código de los programas con que las computadoras funcionan, a los usuarios y a posibles competidores. Algunas corporaciones han privado a la gente del derecho al conocimiento1 de como funcionan las tecnologías sobre las cuales podemos comunicarnos y compartir conocimientos, opiniones y cultura en general. Así ha sido la sombra que el software privativo ha extendido sobre la educación, la cultura y el conocimiento, pero sólo en las tecnologías que pudieron controlar, porque pese al modelo de negocios basado en imponer la ignorancia a los usuarios, las tecnologías sobre las que se ha construido Internet y las telecomunicaciones en general, siempre han sido protocolos abiertos y estudiados por decenas de miles de científicos e ingenieros en todo el mundo.

No podía ser de otra manera, ya que de haberse logrado imponer un sólo fabricante (o un grupo de estos) al conjunto de la actividad humana de comunicar e investigar2, hoy seríamos incapaces de transmitir noticias a la velocidad de la luz a otras partes, o enlazar investigadores a miles de kilómetros de distancia y hasta auxiliar en salvar vidas en eventos como el devastador terremoto en Haití3.

Sin embargo durante muchos años la inmensa mayoría de los usuarios que no poseemos avanzados conocimientos técnicos, nos vimos sometidos a usar la “caja negra” de la que no podíamos entender nada, ni elegir como debería funcionar en lo más mínimo, siempre a las disposiciones de un puñado de transnacionales. Pero hace 27 años, un hacker del MIT llamado Richard Stallman publicó el Manifiesto GNU4 en que confrontó a los productores de ignorancia, que amenzaban los derechos de la sociedad civil y llamó a otros a unirse a su esfuerzo con estas palabras:

Por qué debo escribir GNU

Considero que la regla de oro me obliga a que si me gusta un programa lo deba compartir con otra gente a quien le guste. Los vendedores de software quieren dividir a los usuarios y conquistarlos, haciendo que cada usuario acuerde no compartir su software con otros. Yo rehuso a romper mi solidaridad con otros usuarios de esta manera. (extracto)

Así iniciaría una rebelión en el ámbito de los productores del conocimiento informático, en primer lugar (o mejor dicho se retomaría el avance de la investigación abierta que estaba contra la pared), pero que llegaría a abarcar todas las áreas de la cultura, y que se sigue extendiendo imparablemente gracias a las comunidades que nos hemos unido para terminar con el paradigma de que la mayoría debemos ser tan sólo consumidores tontos y que debemos permitir a unos pocos que diseñen lo que podemos conocer y lo que no.

Ahora, estás a punto de iniciar un camino de descubrimiento que sólo tú decides hasta donde te llevará. No necesitas convertirte en programador para compartir el conocimiento con tus vecinos, tus amigos, compañeros de trabajo o familia. Pero si quieres, podrás intentarlo acercándote a las comunidades de gente que está dispuesta a compartir ese conocimiento. Puedes contribuir de muchas otras formas, enseñando a otros a usar las herramientas que tú mismo estás a punto de apropiarte, mejorando estos textos y ayudas si no te parecen suficientes o con el tiempo se quedan obsoletas. Podrás copiar cuantas veces quieras este material y los programas que vamos a compartir, porque los autores de estos textos y los diseñadores de esos programas, te confieren explícitamente esos derechos, mientras tú, en reciprocidad, no retires esos mismos derechos a la gente a quien tú retransmitas este conocimiento.

Un momento de reflexión

¿Puedes percibir lo que estamos compartiendo contigo? Deténte a pensar unos minutos y luego cuéntanos ¿hasta que punto estarías dispuesto a compartir con otros, algo que has recibido en forma totalmente altruista, y que no se te va a acabar por pasarlo a cuanta gente quieras? ¿En cuánto valoras la solidaridad y sobre todo, tu libertad?

  1. 1. La declaración Universal de los derechos humanos, en su artículo número 19, comúnmente conocido como Libertad de expresión, añade: este derecho incluye […]el de investigar y recibir informaciones[…] y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión.Fuente
  2. 2. De nueva cuenta, te remitimos a interpretar a profundidad el Art.19 ¿estás de acuerdo en que es el único que admite el derecho al conocimiento?
  3. 3. BBC Mundo: Ciencia y Tecnología – La tecnología al alcance de Haití
  4. 4. Manifiesto GNU

Ada Lovelace: el primer programador (vía Luna Antagónica)

Necesitamos estudiar y dar a conocer la historia de las mujeres en el software libro asimismo también. Para el curso “Instalar no es suficiente” que se llevará a cabo del 25 de octubre al 5 de noviembre, necesitamos incluir el tema en la historia de nuestro movimiento ¿te apuntas para contribuir? Aún puedes, acá puedes ver los avances y lo que va haciendo falta: informe al 4 de septiembre

Ada Lovelace Day “La historia de Ada Lovelace es un ejemplo más de cómo “se desvancecen” los logros de las mujeres. Como primera programadora Ada Lovelace llegó a la conclusión de que el sistema binario era más adecuado que el sistema decimal utilizado por Babbage.” El ABC de la informática para mujeres Debora L. BrecherRead More

via Luna Antagónica

También, puedes conocer nuestro aporte al Ada Lovelace Day 2010, en el artículo: Mujeres ¡pa’darse un quemón!

Alfabetización digital actualizada (I)

He estado incubando lentamente la idea de aportar un modelo distinto de enseñanza introductoria a la computación, para niños y adultos:

  • Intentando introducir elementos realmente distintos a los obsoletos cursos de todas las escuelas “patito” de computación (más bien Windows y M$Office), porque ya no sirven a nadie más que a los que cobran por seguir enseñando esencialmente lo mismo de hace 15 años, y al monopolio de Microsoft;
  • No sirven ni para conseguir trabajo, ni para poder aprovechar internet como el conocimiento compartido por la humanidad, para aprender; mi experiencia es que la mayoría de los egresados de estas escuelas sólo saben usar internet para:
    • chatear y mandar cadenas de spam o hoax;
    • ver videos en Youtube;
    • jugar estúpidos juegos del hi5 y facebook;
    • y bajarse música o películas, casi siempre, de forma ilegal

Lo más importante: ya estuve allí.

Ya he visto que hay mejores cosas que aprender que Word y “sacarse una cuenta de correo” que son tal vez los más recurrentes tópicos de tales cursos (y de lo poco útil y rescatable, porque es demasiado necesario). Pero lo que más me motiva es que la misma gente con la que he trabajado (adultos y niños) desde sus propias ideas respecto a lo que se puede hacer con internet y las compus, me han enseñado que hay ideas mucho mejores que presentarles de las TIC y el software libre, que OpenOffice.org y como buscar en Google (como si tuviera tanta ciencia, además del mal hábito que muchos adquieren).

Primero fueron los niños y las niñas de Chimalhuacán en primer lugar y después peregriné por otros rumbos, desde que con GCompris descubren juegos que les ayudan a crecer, hasta los que con Scratch por fin me han entendido que es el software libre sin decirles gratis y que me entiendan “pirata”: creando sus juegos y animaciones, además compartiendo “la receta” y pudiendo aprender de otros a su vez (o sea que no pierden, ganan compartiendo su código).

Y luego los adultos que tuve oportunidad de apoyar en Casa Talavera, con una amiga que trabajaba el currículum clásico: básico del sistema operativo windows, hacer documentos en Word (o Writer, de OpenOffice), una que otra tabla en Excel (o Calc), abrirse un correo, y cosas así. Pero tooooooodos ellos siempre querían hacer cosas que nos tomaban por sorpresa porque no teníamos nada preparado, recuerdo ahorita unas cuantas:
Sigue leyendo

Tres mujeres tres #ALD10

A punto de terminar el día de Ada Lovelace 2010, no quiero que termine sin dedicar mi inspiración a 3 mujeres a quienes de verdad admiro. Doña Josefa Ortíz de Domínguez, Sacha Chua, y ni más ni menos que ¡una bruja reencarnada! 😉


1. ¡Doña Josefa!

Josefa Ortíz de Domínguez, que la gente de mi país (pero sobre todo las mujeres, desde niñas) deberíamos conocer mejor, y no sólo llamarla “la Corregidora” (aunque fue su título oficial[1]). Ella dejó un ejemplo indeleble para las mujeres de todo el mundo, de valor y lealtad a sus compañeros de conspiración (que quiere decir aspiración compartida), deshaciéndose de la regla de “obedecer a su marido”.

La revolución de Independencia habría fracasado antes de iniciar de no ser por el valor de esta mujer con las enaguas bien puestas. Iniciado el levantamiento el 15 de septiembre por Miguel Hidalgo[2], ésta iba a iniciarse semanas después según los planes de los criollos rebeldes, pero el levantamiento tuvo que precipitarse porque la conspiración se descubrió el 13 de septiembre. El Corregidor Miguel Domínguez (quien había ingresado a la conspiración a instancias de doña Josefa), intentando salvar su pellejo, mandó apresar a los demás insurgentes y encerró a su esposa ordenándole que no se metiera ya en problemas. Pero ella encontró el modo de hacerle llegar a Miguel Hidalgo la noticia de que se había descubierto la conspiración, a partir de ahí los mexicanos celebramos el levantamiento el 15 de septiembre, y no a principios de octubre.


2. Sacha Chua

Poco es lo que podría decir de ella sin especular, sólo sé que los artículos de su blog que he logrado entender han sido de mis mayores inspiraciones en este año. He interpretado parte de lo que ha compartido de su pensamiento como lanzarme de lleno a aprender todo lo que pueda, no para ser una persona muy inteligente, sino para compartirlo con otros.
Sigue leyendo

Mujeres ¡pa’darse un quemón!

Ada, condesa de LovelaceHoy 24 de marzo, amigas y amigos, es el día mundial de Ada Lovelace. Encontré esto por casualidad completamente, cuando estaba por ponerme a investigar sobre las mujeres que han hecho historia en la moderna tecnología de la cibernética. Una historia que es necesario redescubrir, porque ha sido, como la de todas las mujeres que han contribuido al progreso humano, enterrada por el código machista de no permitir que las mujeres oprimidas sepan que pueden cambiar su vida, no aceptar el papel de eternas subordinadas y de meros “complementos” del varón.

Nada me hizo más feliz al buscar bibliografía sobre la primera programadora del mundo, que encontrarme multitud de notas sobre un día específico, de acción global para visibilizar a las mujeres en la tecnología, inspirado en Ada, en Grace Hopper, inventora del lenguaje COBOL, en las 6 mujeres que programaban el ENIAC (y que hicieron el primer manual cuando no había ni HowTos ni Google, y afortunadamente ningún machito podría decirles RTFM), y en tantas otras, que durante muchos años fueron olvidadas (para los que digan que “no ven” donde está el machismo en el software libre, tal vez sea porque “no ven” siquiera que hay mujeres trabajando).

En espera de que mejor mis amigas ciberfeministas hablen por sí mismas mucho mejor de lo que yo puedo hacer, mi contribución a esta celebración mundial Sigue leyendo

Las mujeres hacker no son como en las películas

Mercè Molist en imatica.org

“Qué tía más rara”, exclama Blackhold nada más salir de ver la película “Los hombres que no amaban a las mujeres”, basada en el best-seller del mismo nombre y cuya protagonista es una hacker. Blackhold, informática de 26 años, se mueve en ambientes “underground” donde coincide con mujeres hacker que, asegura, no son exactamente como en las películas.
Sigue leyendo

Esas pequeñas cosas en la vida de un(a) hacker

Cuando pasas mucho tiempo hackeando o corriendo un sistema operativo altamente personalizable como GNU/Linux es inevitable que a veces te metas en algún pequeño problema pero de ningún modo pasa de una molestia, a ser realmente un obstáculo grave para seguir trabajando.

En el curso de programar o mantener un sistema complejo, los grandes problemas son a menudo un indicador de que necesitas una mejor educación en algo, o que han surgido porque tienes detalles muy específicos a tu propio contexto, y entonces debes deiseñar tu propio camino para ‘darle la vuelta’. En este último caso, nadie excepto quien comparte tu mismo predicamento podría ayudar. En aquel otro (que nos falta estudiar) están bien atendidos en Internet, en forma de tutoriales por ejemplo. Pero la solucion a pequeños problemas puede, sólo a veces, ser frustantemente elusiva y difícil de hallar en la WWW.

Probablemente ya sepas a que me refiero por “pequeños problemas”: