Etiquetado: gnu/linux

GNU: 27 años de derecho al conocimiento

Texto original propuesto para la introducción al curso “Instalar no es suficiente” (introducción práctica a GNU/Linux) en Edusol 2010 “Bienes Comunes”

En el tiempo que nos toca vivir, ya no podemos conformarnos con los conocimientos que hemos adquirido en las aulas o en la vida, el mundo avanza mucho más rápido de lo que es posible seguir los cambios y una fuerza importante de este cambio acelerado (que afecta todas las áreas de la vida y aún zonas alejadísimas de las ciudades), son las Tecnologías de la Información y la Comunicación.

A finales de la década de 1970 se empezó a imponer en la industria del software una tendencia de ocultar el código de los programas con que las computadoras funcionan, a los usuarios y a posibles competidores. Algunas corporaciones han privado a la gente del derecho al conocimiento1 de como funcionan las tecnologías sobre las cuales podemos comunicarnos y compartir conocimientos, opiniones y cultura en general. Así ha sido la sombra que el software privativo ha extendido sobre la educación, la cultura y el conocimiento, pero sólo en las tecnologías que pudieron controlar, porque pese al modelo de negocios basado en imponer la ignorancia a los usuarios, las tecnologías sobre las que se ha construido Internet y las telecomunicaciones en general, siempre han sido protocolos abiertos y estudiados por decenas de miles de científicos e ingenieros en todo el mundo.

No podía ser de otra manera, ya que de haberse logrado imponer un sólo fabricante (o un grupo de estos) al conjunto de la actividad humana de comunicar e investigar2, hoy seríamos incapaces de transmitir noticias a la velocidad de la luz a otras partes, o enlazar investigadores a miles de kilómetros de distancia y hasta auxiliar en salvar vidas en eventos como el devastador terremoto en Haití3.

Sin embargo durante muchos años la inmensa mayoría de los usuarios que no poseemos avanzados conocimientos técnicos, nos vimos sometidos a usar la “caja negra” de la que no podíamos entender nada, ni elegir como debería funcionar en lo más mínimo, siempre a las disposiciones de un puñado de transnacionales. Pero hace 27 años, un hacker del MIT llamado Richard Stallman publicó el Manifiesto GNU4 en que confrontó a los productores de ignorancia, que amenzaban los derechos de la sociedad civil y llamó a otros a unirse a su esfuerzo con estas palabras:

Por qué debo escribir GNU

Considero que la regla de oro me obliga a que si me gusta un programa lo deba compartir con otra gente a quien le guste. Los vendedores de software quieren dividir a los usuarios y conquistarlos, haciendo que cada usuario acuerde no compartir su software con otros. Yo rehuso a romper mi solidaridad con otros usuarios de esta manera. (extracto)

Así iniciaría una rebelión en el ámbito de los productores del conocimiento informático, en primer lugar (o mejor dicho se retomaría el avance de la investigación abierta que estaba contra la pared), pero que llegaría a abarcar todas las áreas de la cultura, y que se sigue extendiendo imparablemente gracias a las comunidades que nos hemos unido para terminar con el paradigma de que la mayoría debemos ser tan sólo consumidores tontos y que debemos permitir a unos pocos que diseñen lo que podemos conocer y lo que no.

Ahora, estás a punto de iniciar un camino de descubrimiento que sólo tú decides hasta donde te llevará. No necesitas convertirte en programador para compartir el conocimiento con tus vecinos, tus amigos, compañeros de trabajo o familia. Pero si quieres, podrás intentarlo acercándote a las comunidades de gente que está dispuesta a compartir ese conocimiento. Puedes contribuir de muchas otras formas, enseñando a otros a usar las herramientas que tú mismo estás a punto de apropiarte, mejorando estos textos y ayudas si no te parecen suficientes o con el tiempo se quedan obsoletas. Podrás copiar cuantas veces quieras este material y los programas que vamos a compartir, porque los autores de estos textos y los diseñadores de esos programas, te confieren explícitamente esos derechos, mientras tú, en reciprocidad, no retires esos mismos derechos a la gente a quien tú retransmitas este conocimiento.

Un momento de reflexión

¿Puedes percibir lo que estamos compartiendo contigo? Deténte a pensar unos minutos y luego cuéntanos ¿hasta que punto estarías dispuesto a compartir con otros, algo que has recibido en forma totalmente altruista, y que no se te va a acabar por pasarlo a cuanta gente quieras? ¿En cuánto valoras la solidaridad y sobre todo, tu libertad?

  1. 1. La declaración Universal de los derechos humanos, en su artículo número 19, comúnmente conocido como Libertad de expresión, añade: este derecho incluye […]el de investigar y recibir informaciones[…] y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión.Fuente
  2. 2. De nueva cuenta, te remitimos a interpretar a profundidad el Art.19 ¿estás de acuerdo en que es el único que admite el derecho al conocimiento?
  3. 3. BBC Mundo: Ciencia y Tecnología – La tecnología al alcance de Haití
  4. 4. Manifiesto GNU

Descubriendo linux ¿qué debes saber si no sabes nada?

Es curioso como damos por sentado, cuando hablamos de Linux, que todos los que nos oyen o leen tienen la formación mínima para entender todo aquello que estamos diciendo. Uno de los principales escollos, a nuestro entender, para realizar el salto mortal sin red que el usuario cree que supone descubrir Linux es la falta de información general sobre sus características y posibilidades. Este artículo pretende ofrecer una introducción a tan maravilloso mundo, desde la perspectiva de la práctica educativa. ¿Qué debemos saber de Linux para presentárselo a nuestros alumnos?
Ma. Dolores Noguera y Antonio Gómez en
edición de Agosto de la Revista Linux+ [PDF]

Para leer en línea sin descargar el PDF, vía samurajdata.se

Haciendo click en los vínculos, puedes leer las diversas páginas en línea, sin necesidad de descargar el PDF, y si no te gusta el resultado, siempre tienes el archivo original de la revista completa.

  1. Clarificando conceptos: el sistema operativo. [pág.23.]
  2. Algo de historia ¿de dónde proviene GNU/Linux? [pág.23.]
  3. ¿Todo es gratis? [pág.24]
  4. Funcionamiento y características de un sistema operativo GNU/Linux [pág.25]
  5. Particiones y formatos lógicos en GNU/Linux
    Instalación del sistema operativo. [pág.26]
  6. Sistemas de archivo en GNU/Linux. Superusuario y usuarios, permisos. [pág.26]
  7. Entornos de Escritorio. [pág.28]
  8. Instalación de nuevo software,
    Filosofía de los repositorios. [pág.28]
  9. El terminal de consola BASH [pág.29]
  10. Conclusiones [pág.30]

Algunas cosas en GNU/Linux son difíciles. ¡Supéralo!

En la continua promoción de los varios sistemas operativos hay un recurrente argumento contra GNU/Linux de que ‘es difícil de usar’. Enfáticamente *no estoy de acuerdo*. Usar una distribución de GNU preconfigurada no es diferente de usar cualquier otro sistema operativo. Prendes el ordenador, juegas por ahí con el mouse y le entras a bash con los comandos. Las cosas pueden tener diferentes nombres y estar en diferentes posiciones pero esas diferencias son, para alguien con inteligencia promedio, trivialidades.

El verdadero problema es que GNU/Linux, como cualquier sistema operativo no es todo juegos y diversión. Es fácil de entender ciertas partes, y es difícil de entender otras partes. A lo largo de la vida de GNU/Linux evolucionando rápidamente, han llegado a ser super faciles ciertas tareas rutinarias. Cuando quieres empezar a hacer magia aparte de la ruta trazada, es cuando algunas neuronas que estaban dormidas empiezan a activarse aunque sea a velocidad de caracol. Entonces es cuando GNU/Linux empieza a hacerse difícil.

Bajo la deslumbrante y glamorosa interfaz gráfica de usuario hay un abrumador poder. Aquellos que viajen a estas cavernosas regiones deberían hacerlo solamente con experiencia y conocimiento como guía, o se arriesgan a caer en insondables pozos de destrucción de datos.

Bueno, suficiente de ‘poesía’. En serio. Algunas cosas en GNU/Linux son difíciles. Difíciles de entender y difíciles de lograr y a menudo es difícil encontrar información acerca de ellas. Pero igual ocurre mucho con otros sistemas operativos. Cualquiera que pretenda otra cosa ha ‘usado la harina incorrecta para sus galletas’, o comido hongos de otra clase en su almuerzo si entiendes a que me refiero.

Pero usar el argumento de que GNU/Linux es difícil es nada más que ‘el comal diciéndole a la olla’ (…que quemada estás, o ‘la olla a la tetera’), esparciendo miedo, incertidumbre y duda (Fear, Uncertainty and Doubt – FUD). Eso es todo. Si deseas intentar con GNU/Linux debes aceptar las diferencias como entre manejar una motocicleta y conducir un auto. Si no puedes aceptar estas diferencias, entonces mantén la boca cerrada y sigue usando tu viejo sistema operativo.

No, espera. Regreso a lo último que dije. Abre la boca y habla tanto de GNU/Linux como puedas. NO hay tal cosa como un mal anuncio 🙂 Sólo haría una simple petición al respecto. Sopesa lo que dices (piensa antes de hablar). Tal vez lo que parezca muy difícil para ti sea como comerse un pastel (o coser y cantar) para alguien más. Sólo no llames basura a GNU/Linux porque no es la copia exacta de algo más por ahí. GNU/Linux es único y merece ser tratado como tal.

Acometer cualquier tarea en GNU/Linux puede ser duro si no sabes como hacerlo. Todo es difícil la primera vez (lo que sea que hagas en cualquier campo) a menos que seas un absoluto genio. En ese caso yo no voy a lamer la suela de tus zapatos :D. Nosotros mortales que tenemos que aprender y practicar algunas cosas primero. Sólo entonces, cuando somos igual de eficientes en varios métodos, podemos adecuadamente juzgar que es más difícil o más fácil de hacer.

Por ejemplo, en GNU/Linux hay a menudo muchas diferentes formas de lograr algo. Digamos que hay una forma gráfica y otra escribiendo comandos. Cuando migré de un sistema orientado gráficamente, deseaba hacer las cosas de la misma manera. No estaba a gusto con la línea de comandos. La veía demasiado difícil. Ahora, después de algo de experiencia tanto con el método gráfico como con la línea de comandos, para lograr los mismos resultados, a menudo encuentro escribir órdenes más fácil y más rápido.

¿Encuentras GNU/Linux difícil? Sé honestx y expón bien tus razones. Es por inexperiencia, flojera o sólo porque estás en otro bando. Y del lado opuesto. ¿Qué es eso acerca de GNU/Linux que encuentras fácil? Otra vez, manifiesta tus razones.

"Solía pagar soporte a Windows. Hoy uso GNU/Linux para que el trabajo se haga."

Traducción libérrima de: http://it.toolbox.com/blogs/locutus/some-things-in-linux-are-hard-get-over-it-36400 con notas y añadidos míos entre paréntesis.

Diez razones para cambiarse a GNU/Linux

1. No se congela.

GNU/Linux ha estado demostrando a lo largo ya de un tiempo ser un confiable sistema operativo. Aunque el escritorio no es un algo nuevo en GNU/Linux, la mayoría de sistemas basados en este, han sido usados como sistemas empotrados. Sitios de alta visibilidad como Google usan sistemas con base en GNU/Linux, pero también se le puede encontrar en el TiVo en muchas salas de estar. (Cabe decir, también hay implementaciones 100% libres de TiVo que terminó cerrando su fuente).

2. Los virus son menos y se mantienen a raya.

Aunque es posible crear un virus para sistemas GNU/Linux, el diseño del sistema en sí hace muy difícil infectarlo. Un simple usuario podría causar daño local a sus propios archivos corriendo un virus en su propio subsistema; sin embargo sería una instancia aislada del resto del sistema en lugar de algo que podría esparcirse fuera de control.

3. Virtualmente independiente del hardware.

GNU/Linux ha sido diseñado y escrito para ser fácilmente portable a diferente hardware. Para el usuario de Escritorio, significa que ha sido y probablemente siempre será el primer sistema operativo de tomar ventaja de los avances tal como los procesadores de 64 bits de AMD.

4. Libertad de elección.

GNU/Linux ofrece libertad de elección tanto de quien adquieres el software como de que programas quieres usar. Ser capaz de escoger el proveedor significa que puedes realmente elegir que clase de apoyo quieres recibir. Al ser software con el código disponible, nuevos proveedores pueden entrar al mercado para manejar las necesidades del consumidor.

5. Estándares.

GNU/Linux mismo y muchas aplicaciones comunes siguen estándares públicos. Esto significa que una actualización no convertirá a algún sistema en obsoleto.

6. Programas, programas y más programas.

Cada distribución de GNU viene con cientos y tal vez miles de aplicaciones incluidas. Esto sencillamente te ahorra miles de dólares para cada sistema de escritorio que configures. Aunque es un pequeñísimo conjunto, considera que la suite de ofimática OpenOffice.org ha sido incluida así como el GIMP, un programa similar a (y mucha gente dice que más capaz que) Photoshop; Scribus, un programa de diseño de documentos similar a Quark Xpress; Evolution, un gestor de correo electrónico muy superior a Outlook Express; y cientos más. Haz cuentas de cuanto tendrías que pagar en licencias sólo en estas aplicaciones que acabamos de mencionar.

Para los desarrolladores de software, como compiladores para los lenguajes C, C++, Ada, Fortran, Pascal y otros, están incluidos así como intérpretes de Perl, PHP y Python entre otros. Editores y herramientas de control de versiones se incluyen también en esta categoría. Sigue échandole cuentas. Y no necesitas ser académico o estudiante para obtener ‘ofertas’ sobre productos limitados en funcionalidad.

7. Interoperabilidad.

Más y más computadoras están conectadas a redes. Ningún sistema estaría completo si no incluyes herramientas que le permitan interoperar con computadoras incluso con otros sistemas operativos. Una vez más, GNU/Linux es muy fuerte en esta area.
GNU/Linux incluye Samba, software que le permite actuar como cliente y servidores en una red en que operan máquinas con Microsoft Windows. Además, hay también software para hacer red con máquinas Apple y Novell Netware. NFS, la tecnología de red desarrollada por sistemas UNIX por supuesto es incluida.

8. Construye relaciones de comunidad, no sólo relaciones de ventas.

Otros sistemas son productos de un sólo vendedor. GNU/Linux, por otra parte, tiene un desarrollo abierto y su tecnología es compartida entre vendedores. Esto significa llegr a formar parte de una comunidad en lugar de consumidor de un sólo proveedor. También, la comunidad proveedora fácilmente puede ajustarse a las necesidades de diversas comunidades de usuarios en lugar de la ‘filosofía’: ‘una misma talla para todos’.
Lo que significa es que puedes escoger un proveedor de GNU/Linux que te parezca el mejor respondiendo a tus necesidades y tienes la confianza de cambiar de proveedor posteriormente sin perder tu inversión, tanto en dinero como en aprendizaje.

9. No es tan grande como tu procesador pueda ser.

Dada la combinación del diseño interno y las contribuciones a su desarrollo de diversas comunidades, tiende a ser más frugal en el uso de los recursos del computador. Esto es evidente por sí mismo en un sistema de escritorio solamente que corre más veloz con GNU/Linux que con otro sistema operativo, pero las ventajas van mucho más allá de ello. Es posible configurarlo como servidor de terminales que funcionarán perfectamente como clientes ligeros. Considera esto en términos de alargamiento de la vida útil de hardware que sería desechado como obsoleto para otros sistemas, lo cual indirectamente contribuye a la reducción de los desechos tecnológicos poco reciclables.

10. GNU/Linux es altamente adaptable.

Es un verdadero sistema operativo multiusuario. Cada usuario puede cambiar su muy personal configuración y no sólo de vista y un grupo de carpetas. Por supuesto incluye su ‘look’, pero también configuraciones muy especializadas de como usa el software cada usuario. Y cabe reiterar, en que hardware y para que propósitos por muy especializados que sean, va a ser utilizado el computador.

Traducción libérrima, con diversos añadidos, al artículo encontrado en A Complete Blog for The Aspiring Developers: 10 reasons to switch to Linux. Sobre todo se cambia Linux, que no es un sistema operativo en sí mismo, por una denominación que reconoce el software y el proyecto GNU, sobre el que el propio Linux se ha desarrollado.