Etiquetado: ética

En sus marcas, listos…

Estimables personas que nos leen, en breve estaremos compartiendo algunos desarrollos de lo que esbozamos durante el año anterior, fruto de confrontar nuestra ensoñación con lo que hemos aprendido colaborando en el proyecto Fedora y en la discusión con otras posiciones en el movimiento del software libre.

A quienes amablemente nos han expresado sus comentarios, les ofrecemos nuestras disculpas por la ineficiencia para responderles, pero en breve estaremos tratando de resarcir esa indisciplina, con propuestas de colaboración y arreglos para atender sus ideas y propuestas.

Muy pronto, comenzaremos a aplicar algunas propuestas de alfabetización digital con GNU/Linux que no repitan el esquema de capacitación para el trabajo con Güindous / Ofis, tristemente tan llevado casi al pie de la letra por algunas colectividades que esperaríamos que con el mayor conocimiento en pedagogía que tienen podrían conducir con mejores bases una innovación en la educación con software libre para el ámbito popular.

Nosotros no esperamos ser la alternativa a esa corriente que a lo sumo genera altruistamente nuevos trabajadores para multinacionales. Nada más lucharemos por contribuir con lo poquito que vamos aprendiendo, tal vez hasta con la reflexión sobre nuestros fracasos cuando estos se presenten, por falta de experiencia y de lecturas.

Pero no vemos otra manera de adquirir la experiencia que asumiendo riesgos. Y no podemos esperar hasta pasar años en los cubículos académicos para empezar a esbozar como soñamos con ver a nuestra América Latina rompiendo con el atraso a partir de generar su propio lenguaje tecnopolítico desde los mismos barrios y aulas populares (donde hay conciencia de que no basta lo que se aprende en el aula para crear una nueva realidad).

En fin, que esto apenas es una declaración de intenciones, pronto abriremos una cajita de juguetes que esperamos compartir en diversos lugares y llevar al siguiente nivel nuestra lucha por una cultura democrática en el más noble sentido de la palabra (no el que confunde votos manipulados por la televisión y el pésimo sistema de educación básica con consensos sociales), apoyándonos en el software libre y la crítica social como semilla y arado de esta tierra noble pero malquerida.

Anuncios

Educate in Freedom Project

Educate in Freedom is a pedagogical-political libertarian option.

Our job is to help empower youth, children and adults in underprivileged communities through the appropriation of free and open source software, thus spreading the socialization of knowledge and freedom of culture.

We study and we want to implement among our most important references, the proposed Paulo Freire‘s popular education and other educators whose common essence is to attack the dichotomy between teacher and students (and software developers, users), suggesting a self-management education for communities, empowering them by knowledge to the construction of their liberty.

At this very moment we’ve only had experiences in Mexico”s city and eastern part of the Estado de México, but it would be great to connect with educators from other lattitudes, share ideas and if possible, build a language and a common proposal for network action.

  1. Initial experiences of popular education with Free Software
  2. Medium-term purposes
  3. Immediate obstacles
  4. As we plan to overcome them.

Initial experiences of popular education with Free and Open Source Software

In 2009 I had the opportunity to work directly with children in an elementary school in Chimalhuacán, Estado de México, in very poor condition (no internet, less than a dozen computers for about 400 children, without any employment benefits), but with great enthusiasm to see how kids would get the idea of free software. Prior to that, my experience was in workshops with activists, activist of unions and media more “politicized” but had not explored further the educational proposal of FOSS, except for GCompris, that my daughter loves.

The experiment was short, a few months, but the kids fed my enthusiasm, and they were fascinated about:

  • educational programs (Tux4Kids, GCompris, KDE educational suite, we could glimpse a little of Scratch)
  • not have to learn Word, PowerPoint and Excel (Can you imagine a boy or a girl of 8 years having to write formulas, and formatting cells as the best they thought they were teaching?)
  • but first at all to share, some guys took their pendrives to me asking for copies of the software we had installed on the school, and they loved the idea that they weren’t commiting neither piracy nor spreading viruses. And also could copy it and give it to their friends, or downloading new versions from the Internet.

After several months I volunteer at a community center with computer lab (a building dependant of the Autonomous University of Mexico City (Casa Talavera)), where we worked more freely and showcased the free and open source software to children and adults, even elder folks. It was a wonderful experience, full laboratory migrated to Ubuntu, the children especially loved the game tournaments we organized, in addition to support homeworks as requisite for some to get a chance to play with others. Other guys we had to settle for more support as friends, since they being very young (12-15 years) and already they had to help their parents at very hard work. A very difficult environment but it just left us lessons and experiences filled with emotion.

The elderly did not feel so drastic the change from Windows to GNU / Linux, but it was much more clear to them what was the idea of free software, and they had talked about this and we get them involved and contribute to the migration and support the workshop ICT literacy, some even brought their PC at home so that they be installing the new operating system that they liked seeing so much happier than the small kids :D, forgetting to check that virus and seeing all the games that we had running in the lab PC.

We also learned a lot from our fellow adults, as always posed challenges for which we had no lesson plans, we were anchored in part to the same office core curriculum is relatively useful in training for work, but does not respond to the needs of all adults, which as we learn, it is not the labor factor, a lot of they are more interested in acquiring learning skills they can apply to pursue a more self-learning and also more social.

In conclusion of this year, we learned that the proposed common core curriculum of digital citizenship, doesn’t always work. And we are study to better develop our proposals for future literacy projects with online extension for graduates of basic workshops.

Medium-term purposes

  • Learn how to design online courses in order to build better experiences aimed to the real needs of the communities in which we intend to continue Educate in Freedom.
  • Working again with adult groups on ICTs literacy in a broader sense that ‘catch get to work.
  • Update our educational curriculum for children in elementary school, through proposals to integrate the learning of computer science, with the exercise of their rights to identity, and freedom of opinion, research and dissemination of ideas.
  • Partnering with online educational projects that allow us to contribute our experience and ideas to other processes as well as provide alternatives to outreach, continuing education to our students through online workshops.

Immediate obstacles

Our inability to manage public spaces administrators working a regular schedule, even without more resources than the use of some computer equipment.

As we plan to overcome them

  • Apply instructional design principles to our proposal for Literacy with ICT to adults, soon to get more spaces where we work with adults.
  • Open our proposal ICT literacy with children, to open source community so that we can implement it more clearly in a classroom or after-school laboratory like Clubhouses (unfortunately, Casa Talavera of UACM will remain closed for bureaucratic decisions by the department of cultural diffusion.)
  • Start to talk about our project, or similar, and their progress, cultural venues and other events free software. And once more outlined our proposals, to submit to various public institutions responsible for digital extension.

My first proposal, under development, based on shared experiences with people of Casa Talavera. (in Spanish)

GNU: 27 años de derecho al conocimiento

Texto original propuesto para la introducción al curso “Instalar no es suficiente” (introducción práctica a GNU/Linux) en Edusol 2010 “Bienes Comunes”

En el tiempo que nos toca vivir, ya no podemos conformarnos con los conocimientos que hemos adquirido en las aulas o en la vida, el mundo avanza mucho más rápido de lo que es posible seguir los cambios y una fuerza importante de este cambio acelerado (que afecta todas las áreas de la vida y aún zonas alejadísimas de las ciudades), son las Tecnologías de la Información y la Comunicación.

A finales de la década de 1970 se empezó a imponer en la industria del software una tendencia de ocultar el código de los programas con que las computadoras funcionan, a los usuarios y a posibles competidores. Algunas corporaciones han privado a la gente del derecho al conocimiento1 de como funcionan las tecnologías sobre las cuales podemos comunicarnos y compartir conocimientos, opiniones y cultura en general. Así ha sido la sombra que el software privativo ha extendido sobre la educación, la cultura y el conocimiento, pero sólo en las tecnologías que pudieron controlar, porque pese al modelo de negocios basado en imponer la ignorancia a los usuarios, las tecnologías sobre las que se ha construido Internet y las telecomunicaciones en general, siempre han sido protocolos abiertos y estudiados por decenas de miles de científicos e ingenieros en todo el mundo.

No podía ser de otra manera, ya que de haberse logrado imponer un sólo fabricante (o un grupo de estos) al conjunto de la actividad humana de comunicar e investigar2, hoy seríamos incapaces de transmitir noticias a la velocidad de la luz a otras partes, o enlazar investigadores a miles de kilómetros de distancia y hasta auxiliar en salvar vidas en eventos como el devastador terremoto en Haití3.

Sin embargo durante muchos años la inmensa mayoría de los usuarios que no poseemos avanzados conocimientos técnicos, nos vimos sometidos a usar la “caja negra” de la que no podíamos entender nada, ni elegir como debería funcionar en lo más mínimo, siempre a las disposiciones de un puñado de transnacionales. Pero hace 27 años, un hacker del MIT llamado Richard Stallman publicó el Manifiesto GNU4 en que confrontó a los productores de ignorancia, que amenzaban los derechos de la sociedad civil y llamó a otros a unirse a su esfuerzo con estas palabras:

Por qué debo escribir GNU

Considero que la regla de oro me obliga a que si me gusta un programa lo deba compartir con otra gente a quien le guste. Los vendedores de software quieren dividir a los usuarios y conquistarlos, haciendo que cada usuario acuerde no compartir su software con otros. Yo rehuso a romper mi solidaridad con otros usuarios de esta manera. (extracto)

Así iniciaría una rebelión en el ámbito de los productores del conocimiento informático, en primer lugar (o mejor dicho se retomaría el avance de la investigación abierta que estaba contra la pared), pero que llegaría a abarcar todas las áreas de la cultura, y que se sigue extendiendo imparablemente gracias a las comunidades que nos hemos unido para terminar con el paradigma de que la mayoría debemos ser tan sólo consumidores tontos y que debemos permitir a unos pocos que diseñen lo que podemos conocer y lo que no.

Ahora, estás a punto de iniciar un camino de descubrimiento que sólo tú decides hasta donde te llevará. No necesitas convertirte en programador para compartir el conocimiento con tus vecinos, tus amigos, compañeros de trabajo o familia. Pero si quieres, podrás intentarlo acercándote a las comunidades de gente que está dispuesta a compartir ese conocimiento. Puedes contribuir de muchas otras formas, enseñando a otros a usar las herramientas que tú mismo estás a punto de apropiarte, mejorando estos textos y ayudas si no te parecen suficientes o con el tiempo se quedan obsoletas. Podrás copiar cuantas veces quieras este material y los programas que vamos a compartir, porque los autores de estos textos y los diseñadores de esos programas, te confieren explícitamente esos derechos, mientras tú, en reciprocidad, no retires esos mismos derechos a la gente a quien tú retransmitas este conocimiento.

Un momento de reflexión

¿Puedes percibir lo que estamos compartiendo contigo? Deténte a pensar unos minutos y luego cuéntanos ¿hasta que punto estarías dispuesto a compartir con otros, algo que has recibido en forma totalmente altruista, y que no se te va a acabar por pasarlo a cuanta gente quieras? ¿En cuánto valoras la solidaridad y sobre todo, tu libertad?

  1. 1. La declaración Universal de los derechos humanos, en su artículo número 19, comúnmente conocido como Libertad de expresión, añade: este derecho incluye […]el de investigar y recibir informaciones[…] y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión.Fuente
  2. 2. De nueva cuenta, te remitimos a interpretar a profundidad el Art.19 ¿estás de acuerdo en que es el único que admite el derecho al conocimiento?
  3. 3. BBC Mundo: Ciencia y Tecnología – La tecnología al alcance de Haití
  4. 4. Manifiesto GNU

Alfabetización digital actualizada (I)

He estado incubando lentamente la idea de aportar un modelo distinto de enseñanza introductoria a la computación, para niños y adultos:

  • Intentando introducir elementos realmente distintos a los obsoletos cursos de todas las escuelas “patito” de computación (más bien Windows y M$Office), porque ya no sirven a nadie más que a los que cobran por seguir enseñando esencialmente lo mismo de hace 15 años, y al monopolio de Microsoft;
  • No sirven ni para conseguir trabajo, ni para poder aprovechar internet como el conocimiento compartido por la humanidad, para aprender; mi experiencia es que la mayoría de los egresados de estas escuelas sólo saben usar internet para:
    • chatear y mandar cadenas de spam o hoax;
    • ver videos en Youtube;
    • jugar estúpidos juegos del hi5 y facebook;
    • y bajarse música o películas, casi siempre, de forma ilegal

Lo más importante: ya estuve allí.

Ya he visto que hay mejores cosas que aprender que Word y “sacarse una cuenta de correo” que son tal vez los más recurrentes tópicos de tales cursos (y de lo poco útil y rescatable, porque es demasiado necesario). Pero lo que más me motiva es que la misma gente con la que he trabajado (adultos y niños) desde sus propias ideas respecto a lo que se puede hacer con internet y las compus, me han enseñado que hay ideas mucho mejores que presentarles de las TIC y el software libre, que OpenOffice.org y como buscar en Google (como si tuviera tanta ciencia, además del mal hábito que muchos adquieren).

Primero fueron los niños y las niñas de Chimalhuacán en primer lugar y después peregriné por otros rumbos, desde que con GCompris descubren juegos que les ayudan a crecer, hasta los que con Scratch por fin me han entendido que es el software libre sin decirles gratis y que me entiendan “pirata”: creando sus juegos y animaciones, además compartiendo “la receta” y pudiendo aprender de otros a su vez (o sea que no pierden, ganan compartiendo su código).

Y luego los adultos que tuve oportunidad de apoyar en Casa Talavera, con una amiga que trabajaba el currículum clásico: básico del sistema operativo windows, hacer documentos en Word (o Writer, de OpenOffice), una que otra tabla en Excel (o Calc), abrirse un correo, y cosas así. Pero tooooooodos ellos siempre querían hacer cosas que nos tomaban por sorpresa porque no teníamos nada preparado, recuerdo ahorita unas cuantas:
Sigue leyendo

Tres mujeres tres #ALD10

A punto de terminar el día de Ada Lovelace 2010, no quiero que termine sin dedicar mi inspiración a 3 mujeres a quienes de verdad admiro. Doña Josefa Ortíz de Domínguez, Sacha Chua, y ni más ni menos que ¡una bruja reencarnada! 😉

1. ¡Doña Josefa!

Josefa Ortíz de Domínguez, que la gente de mi país (pero sobre todo las mujeres, desde niñas) deberíamos conocer mejor, y no sólo llamarla “la Corregidora” (aunque fue su título oficial[1]). Ella dejó un ejemplo indeleble para las mujeres de todo el mundo, de valor y lealtad a sus compañeros de conspiración (que quiere decir aspiración compartida), deshaciéndose de la regla de “obedecer a su marido”.

La revolución de Independencia habría fracasado antes de iniciar de no ser por el valor de esta mujer con las enaguas bien puestas. Iniciado el levantamiento el 15 de septiembre por Miguel Hidalgo[2], ésta iba a iniciarse semanas después según los planes de los criollos rebeldes, pero el levantamiento tuvo que precipitarse porque la conspiración se descubrió el 13 de septiembre. El Corregidor Miguel Domínguez (quien había ingresado a la conspiración a instancias de doña Josefa), intentando salvar su pellejo, mandó apresar a los demás insurgentes y encerró a su esposa ordenándole que no se metiera ya en problemas. Pero ella encontró el modo de hacerle llegar a Miguel Hidalgo la noticia de que se había descubierto la conspiración, a partir de ahí los mexicanos celebramos el levantamiento el 15 de septiembre, y no a principios de octubre.

2. Sacha Chua

Poco es lo que podría decir de ella sin especular, sólo sé que los artículos de su blog que he logrado entender han sido de mis mayores inspiraciones en este año. He interpretado parte de lo que ha compartido de su pensamiento como lanzarme de lleno a aprender todo lo que pueda, no para ser una persona muy inteligente, sino para compartirlo con otros.
Sigue leyendo

Escribo porque no tengo tiempo que perder

Escribir no es un lujo para mí. No es que encuentre, o haga tiempo para ello. Es parte de como hago las cosas.

Escribo porque no puedo desperdiciar tiempo.

No puedo desperdiciar el tiempo que paso aprendiendo algo. Si no escribo, si no lo comparto, se queda en mí. Pero si comparto lo que estoy aprendiendo, otra gente puedo construir sobre ello. Y aprendo de lo que ellas pueden hacer. Y crecemos tod_s.

Si no comparto, se detiene en mí. Seis meses después, tendré que aprender de nuevo. Dos años después, gastaré tiempo explicando las mismas cosas a diferentes personas, cosas que ya he olvidado hace mucho. Y me preguntaré adonde fueron esos días, las semanas, los años.

No puedo desperdiciar tiempo, así que tengo que escribir.

Si me tomo unos cuantos minutos para escribir una nota, si puedo explicármelo al menos a mí mismo o incluso a otros, se convierte en una semilla que puede convertirse en algo más grande. Cuando lo repase, conforme lo voy entendiendo mejor, puedo ayudarle a crecer. Y algún día, alguien podría venir de lejos y encontrarlo útil.

Pero si no lo comparto, se queda no más en mí.

Mi frustración entonces, no es sobre encontrar tiempo para escribir. Mi frustración es que hay tantas historias y tantos pensamientos que soy demasiado lento y no soy muy hábil para capturar.

Pero incluso así, puedo compartir algo que chispee a la imaginación de la gente y las inspire a aprender. Imaginar lo que podría ocurrir si hubiesen comenzado antes, conociendo más, aprendido más. Lo que comparto se convierte en la lanzadera que otr_s pueden usar para despegar.

Por otra parte, la escasez de tiempo me lleva a compartir. ¡Hay muchas más posibilidades a lo lejos! Incluso ahora, aprendo de los inesperados giros que mi vida ha dado cuando he compartido algo.

Me paro sobre los hombros de gigantes. Escribo para que otr_s puedan subirse a los míos, de modo que puedo aprender de las alturas a las que nos alzamos juntos.