Etiquetado: 3strikes

#CanonMX, el problema es más que la cuota que vamos a pagar

México, 4 de junioa sólo 6 meses, de hacerse pública la intención de un grupo autodenomidado "Coalición por el Acceso Legal a la Cultura, A.C." (CALC) de imponer su propia versión del canon digital, que tan cuestionado ha sido en España, hasta el punto de ser declarado ilegal por su aplicación indiscriminada.

En sus propias palabras:

Los proyectos de esta Coalición están enfocados en reformar la Ley Federal del Derecho de Autor para la aplicación de la Licencia por Copia Privada. Nota de Prensa.

El 27 de abril el Diputado plurinominal Armando Baez, representante de una de las organizaciones que integran la CALC, presentó una iniciativa de ley que es comentada (con toda clase de reacciones, entre la discusión con argumentos y la ira pendenciera) sobre todo en twitter bajo las etiquetas #3strikes y #canonmx. Irónicamente, su propuesta es simplemente una copia del canon español, como podemos constatar si las comparamos, especialmente en los porcentajes en que se impone el cobro del canon.

Primero, tratar a todos como presuntos delincuentes.

En resumidas cuentas, quieren modificar el artículo 148 de la ley federal de derecho de autor, que actualmente permite gratuitamente la copia personal y sin fines de lucro de obras ya publicadas, para imponer un cobro de regalías a todos los consumidores de equipos y materiales de reproducción. Cómo decíamos, esta suerte de cobro indiscriminado no toma en cuenta si, digamos, yo compro CDs para regalar digamos, copias de la última versión de mi distribución de GNU/Linux favorita, o música que los autores comparten gratuitamente en sitios como jamendo.com. O si es para respaldar la información de mi computadora personal o de mi trabajo, menos parece importarles si la impresora que estoy comprando es para los trabajos de la escuela de mis hijos. Ni casos como la sociedad de padres que apenas accedió a comprar esa quemadora de CDs o un disco duro de mayor capacidad para el laboratorio de cómputo que a duras penas se sostiene.

No es coincidencia su parecido con el RENAUT, ese engendro fascista que llegaría a exigir huellas digitales de todos los propietarios de un teléfono móvil, cuando antes te obligaban a ello sólo con un auto de formal prisión. Es decir, que ponía al mismo nivel de presuntos delincuentes, a todos los que tuviesen un aparato porque podrían cometer ilícitos. Y todavía no saben que hacer con el descrédito y cuando (si lo llegan a hacer) entrarán en la segunda etapa, o si creen que podrán obligar a todos los que registraron sus datos, a darles ahora sus huellas dactilares también, ahora que la base de datos podría estar a la venta en internet.

Imprecisiones y manipulación.

El propio director de la Amprofon reconocía en un foro en 2008 que las descargas personales no es lo que más les afecta, sino la "piratería física", esa que todos sabemos donde se hace y se vende, pero que ninguna autoridad enfrenta. No, dicen que no pretenden afectar a los usuarios, pero no lo pueden garantizar. Vamos, que a éstas alturas ellos mismos reconocen que los fabricantes no han querido reunirse a dialogar, pero si aprueban la ley suponen que tendrán que negociar. Dicen que irán pues tras los peces gordos, pero es puro bluff, no van contra los (esos sí) piratas de Tepito a aplicar la ley que ya existe, y que no tiene imprecisiones.

Me gustó el resumen que hacen en el blog de "Ser Beth", y que con algunos cambios les comparto aquí:

La industria del entretenimiento quiere una tajada del negocio de los auténticos piratas, la única forma de lograrlo es imponiendo un pago de regalías que la ley de derecho de autor actual no les faculta a exigir, y así también ganar dinero por las copias privadas legítimas.

Pero además de sacarnos dinero a los que ni nos interesa su música, también quieren supervisar todo lo que hacemos en internet.

Sí, a mí no me interesa Wisin y Yandel, ni Shakira desde que se pintó de güera, Dr. House lo vi en la tele y no es como para verlo a cada rato. Ni las producciones de Chespirito ni de Armando Manzanero (que hasta tiene el dudoso honor de tener una ley bautizada con su nombre). La mayor parte de mi repertorio musical es de sitios como Jamendo.com, otros con licencias Creative Commons, y la música que heredé de mis padres en discos LP y que ya digitalicé para mi uso personal (¿o soy pirata por permitir que mi familia la oiga y dejar que se difunda el sonido cuando reproduzco las canciones?). Pero volviendo al punto, no se trata sólo de sacarnos dinero.

Lo más peligroso en la propuesta del Dip. Báez es la exigencia a los proveedores de servicios de internet, de supervisar todo lo que hacemos con el supuesto fin de sólo detectar cuando alguien esté bajando música por redes Peer-to-peer. Esto fue discutido ampliamente en el foro convocado por el propio diputado, y recomiendo ésta magnífica relatoría y análisis de la propuesta en conjunto.

No señor Armando Báez, se lo comunicamos brevemente pero fuerte y claro: Usted y los 37 membretes de su Coalición no tienen ningún derecho de exigir que les permitamos supervisar cada pieza de información que viaja entre nuestras computadoras. Tenemos otros intereses aparte de bajar música ¿saben? Su espectáculo NO es cultura, al menos no de la que enriquece el espíritu.

Si nosotros tuviésemos el mismo derecho de pasar sobre su privacidad estaríamos en condición de iguales realmente. Sabríamos de dónde viene su dinero, cuánto reciben realmente los creadores que ustedes alegan representar y de cuánto es la tajada que se llevan los simples negociantes. Y sobre todo, quien está detrás realmente de esta iniciativa sacada del libro 1984. No tienen la confianza de la ciudadanía, ahí están los millones que no nos registramos en el RENAUT, no les vamos a permitir tener sus policías viendo todo lo que hacemos en la privacidad de nuestros hogares a la que tenemos derecho inalienable.

Adelante, actúen como se les dé la gana y sin el menor respeto por la indignación que traemos ya acumulada.

Tendrán el poder político y podrán cambiar las leyes a su antojo, o incumplirlas cuando se les dé la gana, mientras simulan escucharnos y ser tan amables que responden a nuestras dudas. Pero eso no es derecho, es tiranía, y cuando la única alternativa que le dejan al pueblo es la desobediencia, nada bueno puede haber en el corto plazo. Después el señor Gómez Mont (o un secretario de Gobernación priísta tal vez) podrá alegar que los medios son los que dividen al gobierno de la ciudadanía y por eso fracasan, pero es la imposición del interés de unos pocos a los de la mayoría, los que en realidad crean la lucha.

Yo no sé hasta donde estén dispuestos a llegar con tal de defender su mezquino interés y falta de visión, pero créanme, ni la victoria de la selección mexicana en el mundial de Sudáfrica les garantizaría algo más que un albazo legislativo y disfrutar de su juguete nuevo un rato: empezarán a cortar conexiones apenas al segundo strike, y a espiar a los millones que se les antoje y encarecer los precios de montones de productos y amasar jugosas ganancias. Pero eso empujará a otros millones más de ciudadanos al descontento, a la búsqueda de alternativas a su modelo.

A la larga, será peor para sus obsoletos paradigmas, y mejor para forjar una nueva conciencia en el seno de la nación, que librándose convenientemente de sus espectáculos, acuda a la creación popular autónoma e independiente.

Entiéndanlo: México, no es España, somos un pueblo bien aguantador y sufrido, pero cuando el coraje se acumula, no hay cauce que contenga tal caudal. Ya deben la muerte de los inocentes por su negligencia criminal en el mismo afán de hacer negocios al amparo del poder, juéguenle ahora al Big Brother si quieren.

=-=-=-=-=
Powered by Blogilo